PDF Imprimir E-mail

El alcohol:

Es una droga psicodepresora que para producir sus efectos tiene que pasar a la sangre y desde ésta repartirse a todo el organismo.

· La concentración de alcohol en sangre recibe el nombre de tasa de alcoholemia. La máxima concentración en sangre se alcanza entre los 30 y los 90 minutos después de haberse producido su ingestión.· La tasa máxima de alcoholemia que puede alcanzar una persona depende de :

* La cantidad de bebida. A mayor cantidad más alcohol en sangre.

* Graduación de la bebida. A mayor graduación mayor velocidad de paso a la sangre y mayor tasa.

* La existencia o no de alimentos en el aparato digestivo. Si se ha comido, el alcohol llega a la sangre más lentamente y en menor cantidad.

* Velocidad de ingestión. Cuanto más rápido se toman las bebidas mayor tasa se alcanza y en un tiempo más breve.

* Tipo de bebida. Hay tipos de bebidas como es el caso de las que contienen gas, que facilitan el paso de alcohol a la sangre.

* Peso de la persona. Habiendo ingerido igual cantidad de alcohol dos personas, aquella de mayor peso tendrá una tasa menor de alcohol.

* Sexo. Habiendo ingerido igual cantidad de alcohol y encontrándose en las mismas circunstancias en cuanto peso, velocidad de ingestión, etc., la mujer alcanza mayores tasas de alcoholemia que el hombre.

· El alcohol ingerido se metaboliza en su mayor parte en el hígado y se elimina por distintas vías, principalmente por medio de la orina.

Normativa legal sobre las tasas de alcohol.

Existen dos formas de medir la tasa de alcoholemia que presenta un individuo, bien por su valor en sangre o por su valor en aire espirado.

La legislación española establece lo siguiente:

* En general para todo tipo de conductores, se prohibe conducir con tasa superior a 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, o con 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

* Quienes conduzcan un vehículo de transporte de mercancías con PMA superior a 3.500 Kg, tienen prohibido conducir cuando superen los 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre, o los 0,15 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

* Aquellos conductores de vehículos destinados al transporte de viajeros de más de nueve plazas, al transporte escolar, de menores o de materias peligrosas, de vehículos en servicio de urgencia y de servicio público, y los de transportes especiales, no pueden conducir con una tasa superior a 0,30 gr/l o 0,15 mg/l por aire expirado.

* Conductores noveles la tasa máxima es 0,3 gr/litro y 0,15 mgr/litro por aire expirado.

Además el Código Penal castiga la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, con independencias de cual fuere la tasa obtenida, así como superar la tasa de 0,60 mg/l por aire expirado o 1,20 gr/l por analítica de sangre, se tipificará como delito contra la seguridad vial

Efectos sobre la conducción.

En tasas de alcoholemia entre 0,5 y 1,5 gramos de alcohol por litro de sangre, o su equivalente entre 0,25 y 0,75 miligramos de alcohol por litro de aire espirado:

* Excitación y sobreestimación de las propias capacidades.

* Aumento del tiempo necesario para reaccionar ante un peligro inesperado.

* Disminuye la agudeza visual, principalmente en las horas del orto y del ocaso.

* Aumenta la sensibilidad al deslumbramiento.

* Disminuye el campo visual horizontal.

* Disminuye la habilidad para calcular distancias y velocidades.

En tasas de alcoholemia entre 0,8 y 2 gramos de alcohol por litro de sangre o su equivalente entre 0,4 y 1 miligramo por litro de aire espirado:

* Se pierde el autocontrol y se liberan instintos primitivos. Irritación, agresividad y aumento del erotismo.

* El tiempo de reacción se alarga considerablemente.

* Los movimientos se hacen torpes, dando lugar a frenazos, zigzagueo y volantazos.

* Aumentan las alteraciones visuales.

* Alteraciones en el habla. Se traba la lengua.

* Aumenta la resistencia al dolor. Estado de sedación.

* Alteraciones respiratorias y posibilidad de hipo.

En tasas de alcoholemia entre 1,5 y 3 gramos de alcohol por litro de sangre o su equivalente entre 0,75 y 1,5 miligramos por litro de aire espirado:

* Aparece la visión doble.

* Aparece la visión de túnel (se reduce el campo de visión).

* Gran sensibilidad a la luz. Molesta incluso la luz diurna.

* Disminuye la agudeza auditiva.

* El habla se convierte en ininteligible.

* Tambaleos y caídas. Problemas de equilibrio.

* Fallos de memoria y de orientación.

* Somnolencia y ausencia de sensibilidad al dolor.

En tasas de alcoholemia superiores a 3 gramos por litro de sangre o a 1,5 miligramos por litro de aire espirado:

* Se anulan las facultades sensoriales y motoras.* Se cae en un sopor que puede llevar al coma etílico y acabar falleciendo por parada cardio-respiratoria.

Obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia:

La ley establece que están obligados a someterse a las pruebas establecidas cuando fueren requeridos para ello:

* Cualquier usuario de la vía (sea conductor o no) que se halle implicado en un accidente.

* Los conductores denunciados por cualquier infracción al Reglamento General de Circulación.

* Quienes conduzcan un vehículo con síntomas evidentes de hallarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

* Quienes fueren requeridos dentro los controles preventivos de alcoholemia que se lleven a cabo.

Sanciones.

En el supuesto de que el hecho sea calificado como infracción penal, que es cuando el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas además en todo caso el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro, la autoridad judicial puede imponer al encausado la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Si el hecho se califica como infracción administrativa la Jefatura Provincial de Tráfico o el correspondiente negociado de sanciones del Ayuntamiento impondrá una sanción pecuniaria de 500 euros y la retirada de 6 puntos si la tasa es superior a 0,50 mg/l o 4 puntos si es inferior o igual a 0,50 mg/l.

Negativa a la prueba de alcoholemia.

De acuerdo con lo previsto en el Código Penal, el conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Derechos del conductor.

 

La medición del alcohol por aire espirado se realiza mediante unos aparatos denominados etilómetros.

Si la primera medición arrojase un resultado positivo, se realizará una segunda, dejando transcurrir entre ambas al menos diez minutos.

El conductor tiene derecho a:

* Comprobar por si o por medio de otra persona que se halle presente que entre ambas pruebas transcurren al menos diez minutos.

* Formular por si mismo, o por medio de acompañante o defensor, las alegaciones que tenga por conveniente, las cuales serán reflejadas por diligencia.

* Contrastar los resultados obtenidos con el etilómetro mediante análisis de sangre. En este caso, si el resultado del análisis fuere positivo deberá abonar su importe, y si fuere negativo los gastos serán abonados por la administración.

Inmovilización del vehículo.

La Policía inmovilizará aquellos vehículos cuyos conductores se negaren a la realización de las pruebas y los que, habiéndolas realizado hubiesen emitido una tasa positiva.

La inmovilización tiene por objeto impedir que el conductor ebrio pueda provocar un accidente o una situación de riesgo y por lo tanto será dejada sin efecto si éste designa a otra persona sobria y con permiso de conducir para que se haga cargo de la conducción.

Si no hace la citada designación la inmovilización será levantada cuando acredite que han desaparecido en él los efectos del alcohol.

Los gastos que se generen a la Administración por la inmovilización del vehículo, su traslado o su depósito, serán por cuenta del conductor del vehículo.


Conducción bajo los efectos de drogas o medicamentos.

Al igual que sucede con el alcohol, tanto la legislación sobre tráfico como el Código Penal prohiben la conducción bajo los efectos de estas sustancias, en términos muy parecidos a lo que se ha dicho.

 

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Conectados con la Policía Local de La Guancha ahora

Tenemos 37 invitados conectado(s)

Policía Local de La Guancha. Copyrigth 2013